Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio, 2006

Y llego CVAC

En diciembre del año 2003 surgió CVAC Asociación Cultural Cantabria Visualcantabriavisual@gmail.com Decidímos preparar mejor el 2º proyecto; Pulsión (2005) ;y sobre todo asegurarnos de que todo el que quisiese colaborar tuviera clara su disposición y disponibilidad. Independientemente del resultado final del cortometraje el equipo lo pasó francamente bien, tanto el artístico como el técnico. Sinópsis "Arturo, profesor de secundario cuarenton vive una vida gris y monotona, su mujer le ha abandonado y se ha llevado a su hija Lucia, la llegada de Alberto un alumno del instituto que quiere clases particulares va a despertar en él sentimientos hasta hoy desconocidos " . Ver corto





Me subí al carro de contar historias

En el año 2001 conocí a Victor Alutiz; fotógrafo; poeta, colaborador de la revista "Los Cantabros" junto a su hermano Carlos. Con él comenzé mi andadura en el mundo del cortometraje, colaboré en tareas de producción de sus 2 proyectos iniciales "Invitados a cenar" y "La Quiniela" esto sucedia en el 2001-2002.
Finalmente en el verano del 2002 me lancé a la dirección de mi primer cortometraje. Lo bueno del primer corto es que aprendes mucho sobre lo que no debes hacer en los siguientes. Ver corto

El colegio de los Escolapios

Aunque este es el Blog de la Asociación me he permitido la licencia de escribir unas frases sobre mí, sobre el origen de mi afición y mi pasión; sobre el cine. Aquí estoy a mis 40 y pico tacos comenzando a blogear. Si, un poquito tarde considerando que mi hija de 12 años ya tiene su propio blog hace casi 2.
Siempre me apasionó el cine, ya desde pequeño; desde la oscuridad de la cabina de proyección del cine del colegió Calasanz de los padres Escolapios de Villacarriedo; ya soñaba yo con llegar algún día a contar historias, allí con aquel armatoste de cámara de proyección que quemaba barras de carbón y acompañado siempre del padre Angel.
Años despues viendo "Cinema Paradiso" de Giuseppe Tornatore volvian los recuerdos de aquellos mágicos años, años de descubrimiento como los que vivió el "Totó" de la pelicula en su infancia y el padre Angel parecía volver a reencarnarse en Alfredo el operador de cine del pueblo.

Sacar las bobinas de sus sacos grises, rebobinarlas; siemp…